ATE tomó el corralón municipal de Chichinales

La Asociación Trabajadores del Estado (ATE) decidió ocupar pacíficamente, a partir de las 6 de la mañana, las instalaciones del Corralón Municipal en la localidad de Chichinales. El sindicato reclama la inmediata reincorporación de todos los trabajadores despedidos por el Intendente, recientemente asumido, José Rivas y un aumento salarial que permita recuperar el poder adquisitivo perdido.

Rivas pretende transformar a la Municipalidad en una empresa familiar ya que, a la medida de despedir trabajadores de todas las áreas (Servicios Generales, Espacios Verdes, Administración y otras), inmediatamente sumó la designación en la planta de recurso humano prácticamente de toda su familia: hijos, nueras, sobrinos y hasta su hermano Rafael Rivas.

Los trabajadores aseguran que se mantendrá la toma del Corralón y no se permitirá el ingreso o egreso de vehículos de ningún tipo (camiones recolectores, camionetas, tractores, acoplados, etc.) hasta tanto sean garantizados todos los puestos laborales. Las cesantías producidas por el Jefe Comunal afectan el funcionamiento de diversas áreas y la normal prestación de los servicios municipales a las vecinas y vecinos de localidad.

“El Intendente Rivas quiere transformar a la Municipalidad en una empresa familiar. Ya que a los despidos de los trabajadores, ahora sumó la designación de casi toda su familia en la comuna. Este es un acto que demuestra con claridad la utilización del Estado en beneficio propio”, señaló Rosa Ñanco, Secretaria de Acción Política de ATE Río Negro y agregó: “Los despidos producidos por el Intendente comienzan a afectar la prestación de servicios a las vecinas y vecinos de la localidad. Las medidas se van a mantener hasta que existan respuestas concretas a nuestras demandas”.