Cambian condiciones laborales para los petroleros. Inversiones en Vaca Muerta

Tras varios meses de negociación con el sindicato encabezado por Guillermo Pereyra, se firma hoy una agenda que modifica el convenio laboral de los petroleros.

Mauricio Macri encabezará hoy el acto en que se firmará una agenda al Convenio Colectivo de los trabajadores petroleros que cambia las condiciones laborales para las áreas no convencionales ubicadas en Neuquén, en particular las de la formación Vaca Muerta.

Para el Gobierno, la reducción del costo laboral en la actividad petrolera facilitará el ingreso de inversiones extranjeras y el desarrollo de los recursos, especialmente los gasíferos, que se encuentran en yacimientos de “shale” y “tight” gas, señala Silvia Peco en una nota publicada en Ambito.com.

Esta modificación de las condiciones de trabajo se viene negociando desde agosto pasado entre el Gobierno nacional, el de Neuquén, el sindicato de petroleros que encabeza Guillermo Pereyra y las empresas que tienen concesiones en el no convencional, empezando por YPF, cuyo presidente Miguel Gutiérrez, se considera el impulsor inicial de los cambios.

En el proceso también tuvieron protagonismo los ministros de Energía, Juan José Aranguren, y de Trabajo, Jorge Triaca, así como el vicejefe de gabinete, Mario Quintana, y los directivos de Pan American Energy (PAE) y Total Austral con importantes yacimientos en Neuquén.

En principio, el acuerdo se iba a anunciar el pasado 13 de diciembre, en la celebración del Día del Petróleo, pero la decisión se demoró porque las empresas quisieron añadir más aspectos, y porque el sindicato se vio presionado por despidos y suspensiones de las firmas contratistas por caída de la actividad en la provincia.

Los principales cambios en el convenio colectivo son:

• Eliminación de las horas taxi por las cuales la jornada laboral se consideraba iniciada cuando el trabajador salía de su domicilio. Según las compañías, esta medida permitirá el “equilibrio” de los salarios en el sector petrolero.

• Redefinición de la cantidad de operarios por pozo (menos), porque según las petroleras se puede aprovechar ya el aprendizaje de los años anteriores en las nuevas tecnologías.

• Establecimiento de una jornada laboral de 8 horas para operación y mantenimiento de pozos, de lunes a viernes, reemplazando la actual que incluía fines de semana y feriados con salario por lo menos duplicado y eliminando las horas extra.

• Incorporación de tareas nocturnas como montaje, desmontaje y acondicionamiento utilizando luz artificial con lo que se pretende evitar tiempos muertos.

• Fuerte reducción de las llamadas horas viento, incluyéndose que la operación a nivel de superficie continuará normalmente, sea cual fuere la velocidad del viento, y en altura se suspenderá al superarse una velocidad de 60 kilómetros por hora.

Se permitirá que en una locación puedan operar simultáneamente dos o más compañías prestadoras de servicios, lo que hasta ahora estaba prohibido.

En las firmas petroleras se afirma que estas medidas de reducción del costo laboral darán “sustentabilidad” al negocio y no se descarta que se avance con cambios parecidos en las áreas tradicionales a medida que se vaya alineando el precio interno del petróleo con el internacional, lo que se estima ocurriría entre junio y julio. Para entonces quedaría definitivamente eliminada la diferencia de valor entre el barril criollo (más alto) y el importado (más bajo).

Lo sorprendente es que aun con la importante baja de costos que deparará el cambio en el Convenio Colectivo, y la rebaja en el precio local del crudo, se espera un aumento del 8% en el precio de los combustibles al público en las próximas horas y algunas de las petroleras presionan para que se establezca un esquema de ajustes trimestrales automáticos que permitan trasladar a los surtidores, la evolución del tipo de cambio y la inflación.(Foto Ambito.com)